“El buen uso del ocio, es producto de la civilización y la educación” — Bertrand Russell

Uno de los cambios que más impacto positivo ha tenido en mi vida ha sido mejorar la forma en que uso mi tiempo libre. En específico, hace un tiempo dejé de ver series y gastar tanto tiempo en redes sociales para dedicarle más tiempo a otras cosas como leer y escribir.

Usar el tiempo de ocio para perseguir nuestros intereses más profundos es indispensable para vivir feliz. Aun así, es fácil ignorar este principio y dejar que el tiempo libre se nos escape en banalidades que nos mantienen ligeramente entretenidos pero que no nos aportan nada relevante. Así pasa el tiempo y vamos acumulando una insatisfacción crónica por la cual culpamos al trabajo, al clima o a cualquier otra cosa.

“¡Esa maratón de Netflix me dejó satisfecho y motivado para comenzar la semana laboral!” — Nadie, nunca

¿Por qué cuesta tanto hacer un buen uso del tiempo libre? Este es el problema: por un lado, queremos que nuestro tiempo de ocio no tenga el estrés asociado al trabajo, pero por el otro, cuando nos enfocamos demasiado en relajarnos o distraernos, terminamos insatisfechos por no haber aprovechado el tiempo que teníamos a nuestra disposición para hacer otra cosa.

Una opción para solucionar este dilema es bloquear las distracciones o prohibirse ciertas cosas. Creo que esta es una mala idea, porque le quita lo “libre” al tiempo libre.

¿Cómo hacer entonces para potenciar esas actividades que te dejan satisfecho y energizado? En mi experiencia, hay algunas recetas y en este artículo quiero compartirlas contigo, dando un ejemplo personal concreto para cada una. Espero que te sirvan para comenzar tu propio camino por tener un tiempo libre más satisfactorio y motivador en general.

Pero, antes de comenzar, te hago una pregunta más importante:

¿Te gustan tus pasatiempos?

No creo que haya una actividad que sea intrínsecamente superior a las demás. A mí me gusta leer, a otros les gusta ver animé y a otros salir a correr. Lo que es un placer para una, puede resultar un suplicio para otro: en gustos, no hay nada escrito.

Es posible que tú no sepas cuál es esa actividad que disfrutas profundamente y que quieres potenciar. Si es así, debes partir por buscarla y encontrarla. Solo cuando tengas una idea de cuál podría ser, te servirán los consejos de este artículo.

Y recuerda: busca esas actividades que te producen una satisfacción genuina que va más allá del entretenimiento superficial. Ese pasatiempo que, después de haberlo hecho, te hace pensar: “qué bueno que usé mi tiempo en eso y no en otra cosa”.

Ahora sí, vamos a las tácticas para llevar tus pasatiempos al siguiente nivel.

Tácticas

Refina tu apreciación

Muchos de los pasatiempos más comunes implican consumir algún tipo de contenido: ver deporte, escuchar música, leer manga, etc. Otros pasatiempos consisten derechamente en consumir cosas, como catar vinos o salir a comer.

En todos estos casos, gran parte del placer que produce la actividad tiene que ver con cómo percibimos el contenido. Esto genera una oportunidad: podemos aumentar la satisfacción de consumir algo al desarrollar nuestra capacidad para percibirlo, apreciarlo y analizarlo.

Si no entiendes a qué me refiero, piensa en un crítico de arte. Estas personas observan una pintura y la analizan desde todas las perspectivas posibles: temática, contexto histórico, técnica, biografía del autor, vínculo con otras obras o cualquier otra cosa. Lo mismo puedes hacer tú con aquello que te guste mirar, escuchar o degustar.

Refinar tu capacidad de apreciación es como aprender a ver en nuevos colores. El mundo que siempre has visto será mucho más apasionante y cautivador.

Una forma de comenzar a hacerlo es imitar a quiénes ya lo hacen de forma profesional o amateur. En mi caso, por ejemplo, cada vez que termino un libro, busco artículos y videos de personas que lo analizan y comentan. Exponerme a nuevos puntos de vista es una forma de desarrollar mi capacidad para interpretar lo que leo. Y mientras más profunda es mi comprensión de un libro, más lo disfruto.

Socializa

Hay algunos pasatiempos a los que se les puede sacar mucho partido simplemente haciéndolos con alguien más. Por ejemplo, Ali Abdaal, un famoso youtuber de productividad, tiene la siguiente regla: “solo ver series si está acompañado de otra persona”. De esta forma, Ali se asegura de dos cosas: evitar abusar de las series y tener una buena excusa para pasar un buen rato con un ser querido.

Lo mismo se puede hacer con casi cualquier otra actividad que te interese: ¿por qué no buscar algún amigo que quiera practicarla contigo regularmente?

En mi caso, cuando empecé a escribir este blog, comencé también a contactar a otros creadores de contenido chilenos para saber de sus experiencias. Así fue como conocí a mi amigo Juan. Al conversar, resultó que teníamos tantos intereses en común, ¡que terminamos haciendo un podcast juntos!

Una forma incluso más efectiva para potenciar alguno de tus pasatiempos es unirte a una comunidad— o crearla tú mismo, si no existe — donde sea la actividad principal. Pertenecer a un grupo es una excelente motivación para aprender y disfrutar de alguna actividad que te interese. Buscar una comunidad que gire en torno a esa actividad puede ser el elemento que te falta para potenciar tus pasatiempos.

Crea y publica

En muchas ocasiones, podemos darle un nuevo aire a un pasatiempo, compartiéndolo con los demás en forma de contenido. Este contenido puede ser una foto, un video tutorial, un artículo o cualquier otra cosa. Más que la forma, lo importante es materializar tu experiencia y compartirla.

Crear y publicar contenido en base a tus pasatiempos es algo muy motivante, porque considera implícitamente las dos prácticas que ya conversamos. Hacerlo te ayudará a refinar tu apreciación, ya que crear algo es mucho más desafiante que simplemente consumirlo. Además, compartirlo es una forma de socializar y conectar con gente que tenga el mismo interés que tú.

Crear contenido puede ser intimidante. En mi caso, estuve muchos meses fantaseando con la idea de escribir sobre lo que leía, sin atreverme a hacerlo. Mi inquietud era: ¿quién soy yo para tener algo que decir con respecto a esto? Esta preocupación es normal, pero no hay que olvidar un hecho fundamental: a veces la experiencia de un novato es mucho más valiosa para los demás que la de un experto.

Piensa en tu contenido como el registro de un viaje de aprendizaje que compartes con los demás, no como la última y mejor fuente de conocimiento sobre un tema. Ese fue el cambio de mentalidad que hice yo para atreverme a escribir en público, y ha valido completamente la pena. De lo único que me arrepiento, es de no haber comenzado antes.

Conclusión

Cultivar pasatiempos que te apasionen es fundamental para tener una vida feliz. Por eso, en este artículo repasamos 3 tácticas para potenciar las actividades que más te motivan: refinar tu apreciación, socializar y crear contenido. Ahora depende de ti definir cuáles ocupar y cómo aplicarlas a tus pasatiempos. No esperes más, porque la recompensa es grande y no hay nada que perder.